El Dios del cielo es un Dios que responde a nuestras necesidades, es un Padre que cambia las circunstancias positivamente, y que llama las cosas que no son como si fueran; es un Hacedor de milagros, no obstante se relaciona y tiene intimidad solamente con aquellos que tienen fe. “Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor”. (Juan 15:9)

Jesús nos dejo el mayor ejemplo de relación con el Padre, demostrándonos así su dependencia, no independencia, una comunión y perfecta armonía en todas las cosas que hacía. Esto nos desafía a evaluar nuestra relación con Dios, para de esta manera ver cosas sobrenaturales como las vio el Hijo.

En la Palabra podemos observar el respaldo hacia el Hijo, el afecto del uno con el otro a través del amor, el respeto, la unidad y la honra; ese es el mejor ejemplo que hoy podemos aprender, para levantarnos y aferrarnos a ese amor que recibimos de Dios. Cuando tenemos una relación pasajera y superficial no llegaremos a esa relación de afecto y de amistad.

Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.(Vr.13·14)

Él elevó su relación con sus discípulos al punto de llegar a ser su amigo. Hoy debes reflexionar en que nivel está tu comunión con el Señor ¿Eres un extraño, un espectador o un seguidor más? O por el contrario eres un amigo de Dios.

declaracion7m

verso7m

temasoracion6sept

7 MARZO · RELACIONÁNDONOS CON DIOS

|