7 DE MAYO · UNCIÓN DE LIBERACIÓN

La Biblia dejó registradas experiencias difíciles, que se convirtieron en poderosos baluartes de bendición gracias a que los siervos de Dios descubrieron el poder de la fe. Por tal motivo encontramos que una viuda pobre alimentó al profeta Elías en tiempo de sequía. Otra viuda pobre con su poca ofrenda se convirtió en la mujer más dadivosa porque había dado todo lo que tenía. También en la actualidad Dios sustenta a sus hijos.

Una señora muy pobre telefoneó a un programa cristiano de radio pidiendo ayuda. Un brujo que oía el programa consiguió su dirección, llamó a sus secretarios y ordenó que compraran alimentos y los llevaran hacia la mujer, con la siguiente instrucción: “Cuando ella pregunte quién mandó estos alimentos, respondan: ¡FUE EL DIABLO!”. Cuando llegaron a la casa, la mujer los recibió con alegría y fue inmediatamente guardando los alimentos que le llevaron los secretarios del brujo.

Al ver que ella no preguntaba nada, ellos le dijeron: “Señora, ¿No quiere saber quién le envió estas cosas?” la mujer, en la simplicidad de la fe, respondió: “No, mi hijo, no es preciso. Cuando Dios manda, ¡Hasta el diablo obedece!”.

declaracion7mayo verso7mayo