7 DE JULIO · EL ESPÍRITU SANTO Y YO

Hace mucho tiempo, se anunció en cierta ciudad de América que un gran violinista tocaría en un violín que costaba $1.000 dólares. Se llenó el teatro, pues muchos tenían curiosidad de oír un violín de tan alto precio, pues en aquella época $1.000 dólares era una fortuna.

El violinista dio en efecto un magnífico concierto: pero apenas apagado el último acorde, el público vio con asombro que el músico arrojaba el violín al suelo y lo pisoteaba hasta convertirlo en astillas. Inmediatamente, el empresario apareció en medio de grandes murmullos y explicó que el violín destrozado era un violín barato que costaba sesenta y cinco centavos y que a continuación gran músico tocaría con el violín de mil dólares. Cuando lo hizo, muchos de los presentes dijeron que apenas había notado ladiferencia. El objeto de la puesta en escena era demostrar que lo más valioso no era el instrumento, sino la mano de quien lo maneja. Esto se constituyó en una gran propaganda en favor de los violines baratos.

De pronto te sientes como un violín de sesenta y cinco centavos, pero si te pones en la sabias mano de Tu Creador y Señor, enteramente sometido a Su voluntad, tu vida puede producir acordes de gracia que hagan decir a las gentes lo que dijeron de los apóstoles “se conoce que han estado con Jesús”.

declaracion7julio verso7julio