6 DE MARZO · SIRVIENDO A DIOS COMO FAMILIA

Susana era la figura prominente en la crianza de los hijos en el hogar de los Wesley. Su educación, dones de organizar y firme personalidad, junto con el hecho que el padre, Samuel, era un hombre muy ocupado en otras cosas, pusieron a Susana al frente de las cosas hogareñas. Con la palabra de Dios como Norma procuró para su hogar y para la vida de sus hijos.

Estas son sus reglas:

1. Destruye el egoísmo de tus hijos y colabora en la salvación de sus almas. Enséñales a orar tan pronto empiezan a hablar.

2. No les des nada que pidan con lloros, sino lo que pidan con educación.

3. No castigues las faltas que confiesan en seguida y de las que ves que se arrepienten.

4. No permitas que ningún acto pecaminoso pase sin castigo.

5. No castigues nunca al niño dos veces por la misma falta.

6. Alienta y premia la buena conducta.

7. Fomenta el respeto por la propiedad ajena, incluso en las cosas insignificantes.

8. Cumple todas las promesas que hagas a tus hijos.

9. No obligues a trabajar a tus hijos antes de que sepan leer bien.