En Austria vivía un niño de ocho años del cual se burlaban porque era muy flaco y no tan popular como los otros chicos de la escuela, todos decían que sería un fracasado. Su padre le preguntó “¿Le crees a tus amigos o a tu corazón?” Inquieto por la pregunta, hizo una lista de metas donde anotó sus sueños y al frente de cada sueño puso el orden y la fecha en que lo alcanzaría.

Hizo esto sin prestar atención a su situación actual, solo creyendo que podía lograrlo.

Lista de sueños:

  • Quiero ser el hombre más musculoso del mundo = Era flaco.
  • Quiero ser millonario = Era pobre.
  • Quiero ser actor = Le daba pena salir en las obras del colegio.
  • Quiero ser un gran político = Ni siquiera tenía edad para votar.

Tiempo para lograrlo:

  • A los 20 años quería tener su primer millón de dólares.
  • A los 25 años quería ser Mr. Olimpia (título mundial de culturismo).
  • A los 30 años quería ser actor.
  • Antes de morir quería ayudar a otros a través de la política.

Lo tremendo de esta historia fue que años después, este chico logró cada uno de sus sueños siendo disciplinado y esforzándose, pero sobre todo creyendo al sueño que un día tuvo. Cuando contó a sus amigos los sueños que tenía, se rieron porque no pensaban que lo lograría. Pero años después, como él lo dijo en una entrevista, “Ahora río yo”. El nombre del niño es Arnold Schwarzenegger.

declaracion5m

verso5m

temasoracion6sept

5 MARZO · EL SUEÑO DE DIOS

|