4 DE MAYO · LIDERAZGO EFECTIVO

La madre Teresa de Calcuta, cuando aún era tan sólo una monja con un gran deseo de hacer algo importante para Dios y para su gente, miró un día hacia afuera de las paredes del convento. Pudo ver la miseria en que estaban las personas y esto le causó una gran impresión, tanto que nació el deseo de trabajar por los menos favorecidos. Se acercó a la madre superiora del convento expresando su deseo de trabajar por los pobres más pobres y a la vez levantar un orfanato para ayudar a los niños que carecían de un hogar.

Cuando la madre superiora le preguntó cuál era su presupuesto, le enseñó lo único que tenía, unos pocos billetes de diez dólares. Aunque el cuadro parecía ridículo, esta mujer sabía muy bien cuál era su misión en la tierra. Puso su corazón en este deseo.

La fundación Misioneras de la Caridad, en la década de los noventa llegó a tener más de un millón de voluntarios en más de cuarenta países. Esto le permitió ser galardonada con el Premio Nobel de la Paz. Una de sus frases célebres fue: “Si no puedes alimentar a cien, alimenta a uno”.

declaracion4mayo verso4mayo