“Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte. Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos” (Apocalipsis 12:11-12a). Este es uno de los versos más motivantes de la Biblia, aunque en todo el capítulo se enseña acerca de lo que sucede en el mundo espiritual y sobre las dos fuerzas que operan detrás de cada cristiano, también nos revela en verdad quiénes son los triunfadores. En los primeros versos se habla de la persecución del Dragón hacia la mujer, la cual es un prototipo de la iglesia o de los cristianos; Miguel, uno de los arcángeles más poderosos en el reino de los cielos, juntamente con sus ángeles, se enfrenta al Dragón (que es una de las representaciones del adversario) y los echa de los cielos.

Esto trae la celebración en el reino espiritual. Aunque la batalla la tuvo que librar Miguel con sus ángeles, no obstante, todo el crédito lo reciben los cristianos, a quienes presentan como grandes triunfadores. Pero, ¿qué fue lo que hicieron los cristianos para recibir todo el crédito de la victoria?

Ellos hicieron tres cosas:

  • Aplicaron la Sangre de Jesús sobre sus vidas.
  • Testificaron con sus palabras lo que la Sangre de Jesús hizo por ellos.
  • Menospreciaron sus vidas, (las ofrendaron en el altar de Dios) y estuvieron dispuestos aun a morir por causa de su fe.

La lucha en el reino espiritual es una guerra de argumentos, razón por la cual el adversario se manifiesta en cuatro formas:

  • Dragón
  • Serpiente
  • Diablo
  • Satanás

El dragón trata de infundir terror o miedo; la serpiente intenta pasar desapercibida para no ser vista, astutamente encanta y engaña a sus víctimas, para luego inyectarles su veneno. El diablo es el que acusa a los creyentes noche y día y Satanás, es el que resiste o se opone.

Aunque el adversario presente toda clase de argumentos contra los creyentes, la declaración que los cristianos expresan de lo que la Sangre de Jesús hizo por ellos, es el argumento más poderoso que poseen para poder vencer al enemigo. Como quedo expresado en uno de los Salmos: “Díganlo los redimidos de Jehová, los que ha redimido del poder del enemigo” (Salmos 107:2).

declaracion3octubre

verso3octubre

temasoracion6sept

3 OCTUBRE · LA AUTORIDAD ESPIRITUAL

|

590 comentarios