Teníamos el primer sueño, ir a la costa, eso fue el 18 de Enero de 1983. Aquel día en la mañana nos sentamos con mi esposa y escribimos nuestras peticiones; una de ellas era tener el dinero para ir como familia de vacaciones a la costa. En las horas de la tarde ya el Señor había suplido todo lo que necesitábamos.

Fue en ese viaje donde Dios me habló, me dio un mensaje de cuarenta y cinco minutos. Lo primero que me dijo fue: “Preocúpate por servirme que Yo me preocuparé de tus necesidades. ¿Acaso existe un amo más excelente que Jehová o una empresa mejor que la Mía? Todo lo que necesites, Yo te lo daré”. En mi corazón no soñaba tener un ministerio grande, pero en el corazón de Dios sí. Después de ese viaje, todo cambió dentro de mí. Si no hay un cambio en nuestras vidas con el deseo de servirle al Señor, será imposible conocer y alcanzar el sueño que Él tiene para nosotros.

declaracion3agosto

verso3agosto

oremos16junio

3 AGOSTO · EL PRIVILEGIO DE SERVIR

|

628 comentarios