Por su importancia quiero reiterar que el temor es uno de los enemigos más poderosos que enfrentan los hijos de Dios. Aquella persona que esté controlada por el temor se abstendrá de dar pasos trascendentes y esto le impedirá el caminar hacia el éxito que Dios desea para ella. Detrás de alguien con problemas de carácter, muchas veces se esconde una herida emocional en lo más profundo del corazón.

Pero cuando esa persona se abre para recibir ayuda profesional, aquella gran debilidad se transformará en fortaleza porque el Espíritu Santo entrará en acción y sucederán los cambios. El temor aparece como una de las causas de fracaso más determinantes en el ser humano. Su misión específica es hacer que el individuo se desvíe del propósito para el cual Dios lo envió a este mundo. Todo aquello que el hombre tema, tarde o temprano va a convertirse en su amo.

Todo persona que se someta a algo para servirlo, será un esclavo de aquello a lo cual se somete. Todo individuo de fe conoce el poder que existe en las palabras, porque comemos del fruto de nuestros labios. Cuando alguien se deja intimidar por el temor, empieza a usar un lenguaje negativo. Así se enlaza en sus propias palabras y el fracaso que haya confesado, le sobrevendrá. Sin embargo, aquellos que han desarrollado el hábito de usar un lenguaje de fe y aprenden a confesar victoria de manera permanente, todo lo que digan es lo que les acontecerá.

Porque el hombre queda preso en los dichos de sus labios para bien o para mal, para vida o para muerte.

declaracion31mayo

verso31mayo

31 MAYO · DEBE FORTALECERSE EN EL SEÑOR

|

346 comentarios