31 DE DICIEMBRE · COMO RÍOS DE AGUA VIVA

Al hablar de los ríos de agua de vida, al hablar de la llenura del Espíritu Santo, me recuerdo las bombas que se usan para sacar agua de los pozos o cisternas. Estas necesitan ser “sangradas” para que puedan trabajar. Este proceso requiere que se eche agua dentro de la bomba primero para que ésta pueda usar el agua que se le pone como fuente de succión así poder sacar más agua. Cuando la bomba no es sangrada, no importa lo mucho que usted trate, se esfuerce y trabaje el agua no sube.

Lo mismo pasa cuando buscamos la llenura del Espíritu Santo. Para poder ser llenos del Espíritu, necesitamos haber sido “habitados” por Él, como lo dice el apóstol Juan, que Él estará “en nosotros”.

Cuando la Palabra dice “sed llenos”, nos habla de estar completamente saturados hasta lo máximo; da la idea de ser completamente controlados y guiados por Su Espíritu.

Aquella persona que es controlada, “embriagada”, o saturada del Espíritu Santo (Efesios 5:18) será una persona que dejará de ser su carne y será entonces el Espíritu Santo quién controle su vida. El creyente que es lleno del Espíritu será un creyente en victoria, de santidad y servirá de edificación a la obra de la iglesia.

declaracion31dic verso31dic