El éxito debe ser el resultado de una actitud mental correcta o positiva. Si usted permite una pobre actitud en su mente, el resultado será muy escaso. ¿Qué produce el mediocre? Resultados mediocres. ¿Qué es lo que produce una actitud de fe? Resultados de conquista y victoria. Cuidemos la mente como a nada en el mundo. San Pablo dijo que debemos ponernos el yelmo de la salvación, cuya función es justamente proteger la cabeza. Este yelmo equivale, como ya lo hemos comentado, a una saturación con la Palabra de Dios que debe morar en abundancia en nosotros.

Al saturar la mente del conocimiento de las Escrituras, estamos llenándonos de una actitud mental positiva, de pensamientos de fe, de un sentido conquistador y valiente. La Palabra de Dios no permite el negativismo ni en el grado más mínimo, pues todo lo que emana de ella es vida, paz, fe y esperanza.

Cuando usted da una palabra, se convierte en un decreto, puede ser confesar sus sueños, es decir, aquello en lo que cree y que anhela. Al confesarlo, está activando el reino espiritual.

Si alguien habla una palabra negativa, esa palabra activa la esfera espiritual demoníaca, libera a poderes demoniacos a que le persigan para que se cumpla todo aquello que se dijo. Y si usted declara las promesas de Dios, activa la esfera angelical que vendrá en su ayuda para que alcance todo aquello que desea dentro de su corazón.

Salomón dijo: “Te has enlazado con las palabras de tu boca, y has quedado preso en los dichos de tus labios” (Proverbios 6:2). La declaración que usted hace, esa misma palabra, es la que lo compromete, sea una palabra positiva o una palabra negativa. Determine hablar aquello que lo edifique y lo fortalezca en su fe en Dios.

declaracion30septiembre

verso30septiembre

temasoracion6sept

30 SEPTIEMBRE · DE UNA MENTE NEGATIVA A UNA MENTE POSITIVA

|