“Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él” (2 Corintios 5:21).

Hay una gran realidad que tenemos que enfrentar todas las personas, y es el pecado. Este es el sello que caracteriza al ser humano. El Apóstol Pablo dijo: “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron” (Romanos 5:12).

Permanecer con ese sello nos conduce a una condenación eterna y sólo hay un camino para liberarnos de el. Pablo añade: “Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida” (Romanos 5:18).

En Su infinita misericordia, Dios unió la sabiduría divina con Su eterna gracia, y el resultado fue la redención de la humanidad. Pablo también dijo: “Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado. Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él” (Romanos 6:6·8).

  • El pecado entró en el mundo por un hombre (v.12). • Por la transgresión de aquel hombre murieron los muchos (v.15).
  • El juicio vino a causa de un solo pecado para condenación (v.16 )
  • Por la transgresión de uno solo reinó la muerte (v 17).
  • Por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres (v 18).
  • Por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores (v.19).
  • Cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia (v. 20)

Podemos simplificar toda la redención en una sola palabra: Gracia.

declaracion30junio

verso30junio

oremos16junio

30 JUNIO · ALCANZANDO SU GRACIA

|

368 comentarios