30 DE MAYO · APRENDIENDO A SER DISCÍPULO

El principio eterno de Dios es que el ser humano fue creado para vivir en compañía. Cuando Dios creó al hombre lo hizo hombre y mujer, pues ambos representan la imagen y semejanza de Dios. Hoy doy gracias a Dios por la familia. Al ver a mis hijas casadas con hombres que son siervos de Dios, esto nos ha llenado de alegría. Al ver a cada una de nuestras nietas tan bellas y cada una con su personalidad bien definida y lo amorosas que son. Al ver a mi nieto Noah tan seguro de sí mismo y con la música que fluye por sus venas. Al ver a nuestro hijo Matías con ese carisma de líder que atrae a muchos. ¿Qué puedo decir? Solo que Dios tuvo una gran idea, la de integrar a cada uno de los miembros de la familia como piedras vivas que hermosean ese gran edificio llamado familia.

Pero lo que le da una gran solidez es que el matrimonio, la pareja, decidan hacer de la Palabra de Dios el fundamento sobre el cual levantarán ese gran edificio. Eso es lo que hemos experimentado, y al mantenernos unidos a estos principios, hemos podido soportar las lluvias, los ríos y los vientos, pues la gracia de Dios es la que nos sostiene y estoy segura que esa misma gracia también protegerá sus familias.

Pastora Claudia de Castellanos

declaracion30mayo verso30mayo