29 DE NOVIEMBRE · FIRME FRENTE AL MUNDO

En 1990 me encontraba en Alemania prestando servicio militar para la Unión Soviética. Un día se me acercó un hombre y me dio un libro diciendo: “¡Esto puede cambiar tu vida, hijo!”. Al día siguiente los oficiales nos ordenaron devolverlos, decían que su contenido repudiaba nuestro gobierno. Aunque en caso de no obedecer la orden podría recibir un castigo, escondí el libro en mi cuarto y lo leía por las noches: era el Evangelio de Lucas. Para un ateo como yo, todo era absolutamente desconocido. Lo que me sorprendió fue que no vi ninguna mención de la Unión Soviética. Entonces, ¿por qué no querían que lo leyéramos?

En ruso, la palabra voskresenie significa tanto domingo como resurrección y resurrección de lo que ha muerto. Nunca había entendido lo que esto significaba hasta que leí el Evangelio. Sus enseñanzas marcaron mi corazón. Al regresar a Rusia encontré a otros creyentes y recibí a Jesús en mi corazón y unos años después inicié mi ministerio pastoral. En 2005 sentí que podía encontrar a aquel hombre que me había regalado el Evangelio. Viajé a Alemania y fui a la ciudad donde había estado 15 años antes.

Después depreguntar quién había dado los Evangelios a los soldados soviéticos en 1990 me dieron varios nombres. Comencé a buscar entre ellos uno que pudiera hablar ruso y llegué a un pastor en la ciudad de Jof: Valdemar Selmer.

Fui a visitarlo inmediatamente y, para estar seguro, le pregunté cuál libro había compartido y cómo era su cubierta. Él me respondió que había sido el Evangelio de Lucas y me describió detalladamente la imagen de la portada. Yo le dije que había recibido la salvación gracias a él y que ahora era pastor. Él se puso a llorar porque pensaba que todo su trabajo había sido en vano y que los soldados rusos habían desechado los libros sin leerlo. A veces parece que nuestro servicio a Dios nunca diera fruto. Eso es una gran mentira. Yo pude entender por mi propio testimonio que nuestro trabajo en el Señor nunca es en vano.

Pastor Paul Ryndich – Rusia

declaracion29nov verso29nov