Dios nos ha dado la capacidad de creer para cambiar las circunstancias positivamente, por lo cual es indispensable oír lo que nos dice al respecto. Todo lo que queramos conquistar tiene que ser respaldado por Su Palabra.

La Palabra encierra la semilla de vida; cuando cae en un corazón sano y lleno de fe, la semilla germina y da el fruto del milagro que se desea.

Pues todo el poder de Dios está condensado en Su Palabra y solamente nuestra fe lo activa y lo pone en acción. Aunque nuestros oídos tienen la capacidad de escuchar muchos sonidos, el éxito de oír la voz de Dios depende de nuestra atención. Debemos oír atentamente Su voz, para que Él pueda cumplir todo Su propósito a través de Su Palabra poderosa obrando a nuestro favor.

Saturemos la mente con la Palabra de Dios, pues a través de todos los tiempos permanece intacta, conserva el mismo poder; así como fue poderosa en la época de los profetas, tiene el mismo poder en nuestros días para así lograr alcanzar el éxito en cada meta que emprendemos.

declaracion28dic

verso28dic

temasoracion6sept

28 DICIEMBRE · LAS PRIORIDADES QUE CONDUCEN AL ÉXITO

|