27 DE ENERO · FORTALECIDOS EN EL ESPÍRITU

El famoso pintor James Whistler vivió la experiencia de que se le cerraban todas las puerta. Primero quiso ingresar a la Academia Militar pero por desgracia no tuvo la nota que necesitaba en el área de química. Luego de un período de lucha con la depresión y el complejo de inferioridad, decidió ser ingeniero. Se inscribió en el Instituto Tecnológico, pero finalmente fue descalificado.

El peor problema que tenía que enfrentar WhIstler era que no lograba sobrevivir económicamente porque no se le abría ninguna puerta. En medio de una situación desesperada tomó conciencia de que solamente Jesucristo podría ser la puerta correcta.

Cayendo de rodillas oró: “Señor, todas las puertas se me cierran, no se abre ningún sendero para mi. Señor Jesús, tú eres el único camino abierto, guíame”. Después de esta oración vino un sentir, comenzó a pintar. Al principio lo hizo como un pasatiempo y luego descubrió que tenía talento para la pintura.

Whistler continuó haciéndolo como ocupación seria. Sus cuadros se vendían como “pan caliente”. Sin que pasara mucho tiempo llegó a ser el artista plástico más famoso, gozando de un prestigio por todo el mundo.

declaracion27enero verso27enero

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>