27 DE SEPTIEMBRE · FE EN ACCIÓN

Mi yerno Lau un día salió a jugar y compartir con algunos de sus amigos y discípulos; Leonardo Neri, un joven de trece, años se encontraba entre ellos. En un abrir y cerrar de ojos todo cambio. Leo salió a recoger la bola de basketball y quedo preso a una reja que lo electrocutó por algunos segundos. Al ver esto, su hermano salió corriendo para separarlo de la reja, pero no pudo. Inmediatamente Lau salió corriendo, y los jaló fuertemente de la reja. Leo cayó inconsciente al piso, convulsionando y perdiendo toda señal de vida.

Al ver esto, todos los que se encontraban en esa cancha comenzaron a clamar por la vida de Leo. Los siguientes 20 minutos, mientras todos oraban y clamaban, Lau le hacía masajes cardíacos sobre el cuerpo de Leo declarando a viva voz: “¡Resucita Leo! ¡Señor, sopla aliento de vida!”. La respiración del joven era cada vez más débil, hasta que en un momento mi yerno sintió fuertemente de parte de Dios soplar sobre la boca de Leo, de la misma manera que el profeta Eliseo lo hizo con el niño que había muerte. Al soplar, el aliento y soplo de vida de Dios vino sobre él. Luego, llegaron los paramédicos y camino al hospital Leo perdió totalmente sus signos vitales como 2 veces, más Dios en Su infinita gracia y misericordia volvió a soplar vida y Leo no murió sino que resucitó.

El milagro no termina allí. Al llegar al hospital, los doctores dijeron que los riñones no estaban respondiendo, que sus pulmones se habían llenado de agua, y que su corazón estaba con un 10% de fuerza. La iglesia se levantó a clamar como nunca antes, la Sangre de Jesús se convirtió es su mayor arma. Los siguiente tres días fueron cruciales. El diagnóstico médico era uno, pero la promesa de Dios era otra. Al segundo día los doctores no se explicaban cómo los riñones de Leo habían sido completamente sanados y sus pulmones parecían como nuevos. Al tercer día vimos un niño con un corazón nuevo, respirando por si solo y totalmente sano.

Verdaderamente Leo es un milagro!

Pastora Claudia Castellanos

declaracion27septiembre verso27septiembre