27 DE OCTUBRE · LIDERAZGO CORRECTO

Joe era un alcohólico que se convirtió a la fe, milagrosamente, en una misión de un barrio neoyorquino lleno de gentes de mal vivir.

Antes de su conversión, se había ganado la fama de ser un borrachín sin remedio destinado a una existencia miserable. Sin embargo, tras convertirse, emprendió una nueva vida con Dios y se volvió la persona más bondadosa que se había visto en la misión.

Joe pasaba los días y las noches en la misión desempeñando cualquier tarea que hiciera falta. No había nada que le pareciera indigno, lo mismo limpiaba el vómito de un alcohólico, que los baños que aquellos hombres descuidados dejaban tan sucios.

Con una sonrisa en los labios, hacía cuanto se le pidiera, visiblemente agradecido por la oportunidad de ayudar. Se podía contar con él tanto para dar de comer a los que llegaban débiles de la calle como para acostar a los que estaban casi inconscientes.

Una noche, mientras el director de la misión pronunciaba el acostumbrado mensaje a esos hombres silenciosos y rudos que mantenían la cabeza baja, uno de ellos levantó la vista, se arrodilló y gritando imploró a Dios que lo ayudara a cambiar: “¡Dios, hazme como Joe!… ¡Dios, hazme como Joe!”.

declaracion27octubre verso27octubre