Años atrás mientras estábamos en nuestra reunión habitual de liderazgo de los días lunes, tuvimos un tiempo de oración donde todos de rodillas derramábamos nuestro corazón ante el Señor. Luego fui impactado por una visión: Vi que un poder demoniaco de bajo rango se presenta ante una potestad demoniaca de mayor rango y en su mano tenía el reporte de sus actividades, y le dijo: “he logrado desanimar en la oración a determinado número de cristianos, y estas horas son las que están libres”.

Entendí que en el mundo espiritual cada hora es como una puerta, y muchas veces, en ciertas horas, no tenemos ningún vigilante intercediendo para proteger nuestra iglesia, nuestras familias, nuestras ciudades y nuestras nación. Inmediatamente levanté un ejército de intercesores para que nos cubrieran en oración, de una manera permanente; también establecimos horarios de intercesión cubriendo las veinticuatro horas del día.

Cuando alguien se determina en proteger la iglesia y al liderazgo a través de la oración, Dios también lo protegerá a él, a su familia y al ministerio.

declaracion25agosto

verso25agosto

oremos16junio

25 AGOSTO · EL MEJOR EJÉRCITO

|

349 comentarios