25 DE MAYO · CONOZCAMOS EL AMOR GENUINO

Debido a que todos los domingos teníamos que pasar por el estadio de fútbol, el cual está ubicado a pocas cuadras de nuestra sede en Bogotá, un día le dije a mi esposo: “¿Por qué la gente prefiere acudir al estadio que a la iglesia?”. A lo que él me respondió: “Llegará el día en que reuniremos más personas en nuestra iglesia de las que se reúnen para una celebración deportiva”. Como sé que mi esposo es un visionario y un conquistador le creí y dije amén. Diez años después estábamos viendo esa declaración hecha una realidad.

Hasta ese momento nuestras instalaciones eran pequeñas y no muy cómodas, pero en la medida que pasaba el tiempo el Señor añadía cada día a la iglesia gente nueva con una gran disposición para hacer la obra de Dios. Sé que el crecimiento no se dio por eventos especiales o culturales; todo fue el resultado de tener una visión y una estrategia. Pude entender lo que dijo Salomón: “Sin visión el pueblo perece”. Siento gran satisfacción al ver que cada uno de mis hijos encontró su lugar en el ministerio, pues la visión que el Señor le dio a mi esposo, abrió espacio para todos. Tanto el hombre como la mujer y los hijos, ya sean jóvenes o niños, todos son parte vital dentro de la iglesia.

Pastora Claudia de Castellanos

declaracion25mayo verso25mayo