25 DE DICIEMBRE · SU AMOR ME ALCANZÓ

Cierta niña, viéndose colmada de regalos en la mañana de Navidad, exclamó: ¡Mamá: ¡Cuántos regalos, el Señor Jesús ha hecho que me regalarais! A mí me gustaría… si pudiera, regalarle también uno a Él.

—Pues no es difícil si de veras lo deseas —le contestó su madre—. Escoge el que quieras regalarle, y se lo llevaremos, pues yo sé dónde Él puede ser hallado. —¿De veras? —exclamó la niña—. pues voy a regalarle la muñequita, porque es el más hermoso, y yo, además, todavía tengo nueva la que me ofrecisteis en mi cumpleaños. Madre e hija salieron de la casa, y fueron a una pobre morada, donde una niña enferma de tuberculosis, recibía el regalo maravilloso.

La hija de la señora, volviendo hacia su hogar, decía: — Pero, mamá… yo quería regalársela a Jesús… —Espera que lleguemos a nuestro hogar y verás cómo así lo has hecho —le contestó la buena madre.

Cuando se hallaban ya en él, abriendo su Biblia, le leyó: «Por cuanto lo hicisteis a uno de mis hermanos pequeñitos, a mí lo hicisteis».

Que hoy el amor del Padre llene su corazón para que usted lo comparta con todos a su alrededor.

declaracion25dic verso25dic