24 DE NOVIEMBRE · LA FE QUE PRODUCE MILAGROS

Yo vivía completamente alejada de Dios. Todo para mí era diversión, por eso tomaba mucho alcohol y también fumaba en exceso. Como consecuencia del mal que le estaba haciendo a mi cuerpo comencé a enfermarme. Primero padecí de cirrosis que casi se convierte en cáncer en mi hígado. Después vino otra enfermedad llamada mieloma múltiple (un tipo de cáncer que ataca los huesos, la médula y la sangre). Perdí muchísimo peso, no podía comer y tenía náuseas, vómitos y diarrea permanentemente.

Me llevaron al hospital y ese mismo día sufrí dos paros respiratorios. Nadie pensaba que fuera a sobrevivir, incluso le dijeron a mis hijos que buscaran una funeraria rápidamente porque no iba a pasar de esa noche.

Mi hija asistía a la iglesia MCI y pidió que toda la iglesia se uniera en oración por mi vida, incluso hacían una célula en el hospital. Dios tuvo misericordia de mí y me dio otra oportunidad. Estuve dos meses en cuidados intensivos, sometida a muchos exámenes. Los médicos se sorprendían de que siguiera con vida. Tenías las visitas restringidas, pero de alguna manera la pastora Gloria Clavijo logró entrar y orar por mí. En ese momento desperté y fui completamente sana. El cáncer desapareció por completo de mi cuerpo. El poder de la Sangre de Jesús me alcanzó. Gracias a la fe y a la oración de la iglesia Dios hizo el milagro de devolverme la vida.

Testimonio Doris – Perú

declaracion24nov verso24nov