24 DE MAYO · LO QUE DEBEMOS PROCURAR

Se dice de Hudson Taylor que, durante cuarenta años, Dios lo hallaba en sus rodillas hasta que salía el sol, orando a favor de China. Hudson Taylor, inglés de nacimiento, chino de corazón, fue el resultado de una oración poderosa hecha por su madre, Amelia Taylor. Ella oró específicamente para que este bebé cambiara la historia de China.

Aunque Hudson había hecho parte de la iglesia desde su adolescencia, su corazón se había enfriado hacia las cosas de Dios. Mas una noche, mientras su madre estaba en otra ciudad, Dios la inquietó a orar por su hijo. Fue en ese momento en que Hudson escuchó a Dios, preguntarle “¿A quién enviaré?”. “Nunca olvidaré ese sentir que vino sobre mí. Todo parecía decir: tu oración ha sido respondida, tu condiciones son aceptadas. Y desde ese día nunca perdí la convicción de que había sido llamado a China”. A la corta edad de 21 años este joven llevaba más de 10 años estudiando mandarín, viajó en un barco a China con 12 misioneros más.

Hudson Taylor logró traducir la Biblia al idioma chino y con la ayuda de Dios levantó la organización más fuerte (actualmente) de misioneros en China, luego pudo regresar con 70 misioneros. Un año después de volver a China, 100 misioneros se habían añadido a su organización.

declaracion24mayo verso24mayo