23 DE FEBRERO · ACERCÁNDONOS A DIOS

23 DE FEBRERO · ACERCÁNDONOS A DIOS

Dos ángeles viajeros se pararon para pasar la noche en el hogar de una familia muy adinerada, la familia era ruda y no quiso permitirles a los ángeles que se quedaran en la habitación de huéspedes de su mansión. Ellos tuvieron que dormir en el sótano; uno de los ángeles, el más experimentado vio un hueco y lo reparó, ante la inquietud de su compañero le respondió: “Las cosas no siempre son lo que parecen”.

A la noche siguiente los ángeles fueron a descansar a la casa de una familia muy pobre pero también ellos eran muy hospitalarios, los cuales se esmeraron para que sus huéspedes estuvieran muy cómodos pero al día siguiente los ángeles encontraron bañados en lágrimas al señor y a su esposa, la única vaca que tenían cuya lecha había sido su única entrada de dinero yacía muerta en el campo. El ángel más novato estaba inquieto y preguntó al ángel más experto: ¿Cómo pudiste permitir que esto hubiese pasado? El primer hombre lo tenía todo, sin embargo, tú lo ayudaste y la segunda familia que tenía muy poco, pero estaba dispuesta a compartirlo todo, tú permitiste que su vaca muriera; “Las cosas no siempre son lo que parecen” le replicó el ángel experto.

Cuando estábamos en la primera casa lo que hice fue tapar el hueco donde se encontraba un gran tesoro que de haberlo encontrado crecería más su avaricia, pero anoche el ángel de la muerte vino en busca de la esposa del agricultor y yo le di la vaca de ellos en su lugar, “las cosas no siempre son lo que parecen”, lo que el hombre siembre eso es lo que cosechará.

declaracion23febrero

verso23febrero

temasoracion2016