23 DE OCTUBRE · SU MANO SOBRE MÍ

En Venecia hay una estatua reconocida por su belleza artística y sus líneas estéticas. La estatua se esculpió hace muchos siglos, y con el tiempo y el descuido se quebró en más de mil fragmentos. Un día, un artista con suma paciencia encontró esos fragmentos y comenzó, poco a poco, a unirlos uno con otro. Invirtió muchos años de su vida en la restauración de la imagen quebrada. Cuando al fin terminó, aquello que había sido sólo basura volvió a ser una obra de arte que era objeto de admiración universal.

Si aquel artista en Venecia tuvo a bien dedicar tanto tiempo y trabajar con tanto esmero en la restauración de una imagen tallada inicialmente por otro, con mayor razón Dios, como el Artista por excelencia que es, siempre está dispuesto a invertir tiempo y a laborar con esmero en la restauración de seres humanos que Él mismo ha creado a su imagen. Y más aún cuando se considera que Dios es el único Artista que tiene tanto el interés como la capacidad que se requieren para hacerlo.

Porque si bien otros escultores tenían la capacidad para restaurar esa estatua en Venecia y obtener los mismos resultados que el artista que lo hizo, no hay ningún otro Escultor, fuera de Dios, que pueda cambiar el corazón humano. Y si bien el escultor en Venecia estuvo dispuesto a sacrificarse para terminar el trabajo de restauración, invirtiendo muchos años de su vida, Dios, en la persona de su Hijo Jesucristo, no sólo estaba dispuesto a sacrificarse, sino que dio su vida misma para terminar su obra de renovación.

Dios está dispuesto a emprender la obra. Él no sólo puede, sino que quiere transformar nuestra vida. Él tiene la habilidad, el poder y la voluntad para hacerlo, pero nunca impone su voluntad. La decisión es nuestra.

declaracion23octubre verso23octubre