Jesús dijo: “Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos” (Mateo 16:19). Nosotros abrimos el reino de los cielos por la palabra de autoridad que Dios ha puesto en nuestros labios, lo mismo debemos hacer para atar cualquier poder de enemigo.

El adversario opera en el área espiritual, que viene a ser el cielo, y todo lo que atemos en los cielos quedará atado también en la tierra; así fue como Pablo neutralizó los poderes demoníacos que querían impedir que el procónsul Sergio Paulo escuchara la Palabra de Dios, y después de esto vino su conversión, lo mismo debemos hacer nosotros. (Hechos 13:7·12).

Alguien le preguntó a un general inglés -quien era conocido por sus victorias en el campo de batalla- en una guerra entre dos ejércitos: “¿General, cuál tiene la opción de ganar?”. Este hombre respondió: “El que avanza”.

Este es el tiempo de que asumas la autoridad que el Señor te ha dado y así deshacer las obras del adversario a través de la Sangre de Jesús.

declaracion22agosto

verso22agosto

oremos16junio

22 AGOSTO · CÓMO DESHACER LAS OBRAS DEL ADVERSARIO

|

334 comentarios