22 DE SEPTIEMBRE · EL REINO DE DIOS

Durante la Guerra Civil, los estados que estaban en la frontera fueron los que más sufrieron. Había muchas personas que trataban de quedar bien con ambos bandos. Tenían las dos banderas, y de acuerdo con la situación del momento izaban una u otra, y daban ánimo a uno u otro ejército. ¿Saben lo que les sucedió? Fueron despreciados por ambos ejércitos, y sus casas fueron arrasadas. Entre los cristianos, la gente más irritante es aquella que se parece a estos habitantes de la frontera. Tratan de vivir para dos mundos distintos, y nunca se sabe dónde están.

De pronto usted se siente identificado con las personas de esta anécdota. Hoy lo invito a que se determine a seguir a Jesús y únicamente a Él. El tratar de ser cristiano y agradar a los deseos del mundo nunca lo va a llevar a nada bueno.

declaracion22septiembre verso22septiembre