21 DE DICIEMBRE · LA PUERTA DE BENDICIÓN

Marita es una joven de 15 años de edad, natural de la Ciudad de Chiclayo, Perú. Un día aceptó un pensamiento incorrecto acerca de su imagen y comenzó a vomitar todo lo que comía. La llevaron al hospital y el doctor la diagnosticó con anorexia y bulimia. Llegó a punto de no comer y se alimentaba solo con sorbetes, bajó de peso hasta llegar a los 26 kg. Su médico la declaró un “caso perdido”.

Su madre pertenece a la MCI de la ciudad de Chiclayo y la pastora visitó su casa, les aconsejó que no aceptaran lo que el médico decía, que declararan que por las llagas de Jesús ella era una joven sana de cualquier enfermedad. Debido a la intensidad de la prueba, llegó un punto en que su mamá dejó de tener fe en el Señor, pero la iglesia seguía orando. Marita participó en un encuentro de 3 días.

Su mamá estaba angustiada y decía que su hija moriría, pero Dios se glorificó en ese encuentro; esta joven conoció el poder que fluye de la Cruz. En el tiempo de la liberación fue visitada por el Espíritu de Dios, Él la liberó de toda culpabilidad, la sanó, restauró su imagen y hoy es una joven hermosa, llena de vida, goza de buena salud, y tiene el peso ideal para su edad y estatura (54 kg), estudia y es feliz de amar a Dios. La anorexia fue derrotada por el poder de Dios.

Pastora Claudia Castellanos

declaracion21dic verso21dic