20 DE SEPTIEMBRE · EL PODER DE LA BENDICIÓN

Una vida santa es una obra de arte mucho más valiosa que la mejor pintura o estatua; ninguno de nosotros puede producirla Sin pensarlo bien. Un buen poeta tiene que estar en su mejor momento para producir un poema inmortal; sin embargo podrá crear unas pocas líneas. Que ninguno de nosotros piense que el más grande poema de una vida santa puede salir de un modo improvisado.

Ningún hombre es bueno por casualidad; nadie es justo si no se ha propuesto serlo. Sin corazón la voluntad muere.

La clase de preparación requerida en mi caso para ser diligente y aceptable en buscar al Señor mi Dios, es:

1. Sentir y confesar mi necesidad de Dios en la totalidad de mi vida, o bien clamar a Él por ayuda y sabiduría.

2. Ser diligente en buscar lo recto en todas las cosas.

3. Servir al Señor cuidadosa y ardientemente; no dejando las cosas al azar, a la pasión, a la moda o al capricho.

declaracion20septiembre verso20septiembre