Cuando un periodista entrevistó a Abraham Lincoln, después que él perdiera su novena derrota, le dijo: “No está cansado de perder”. Él le respondió: “Yo no he perdido, sólo que aún no he alcanzado lo que he querido”.

Para muchos es difícil entender el tiempo, o el Kairos de Dios para sus vidas. Un gran ejemplo al respecto lo encontramos en la vida de nuestro Señor Jesús que por treinta años esperó con paciencia el tiempo divino y cuando llegó, en tan solo tres años y medio logró cambiar la historia de la humanidad. Si las cosas no se han dado como usted lo ha programado no se angustie, tal vez Dios tiene reservada para su vida una gran bendición, mas se requiere que usted espere el tiempo exacto de Dios para su vida.

“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas” (Josué 1:9). Ningún cobarde podrá tener una escuela de valientes, tampoco un valiente podrá tener una escuela de cobardes. Si queremos formar líderes valerosos, quien los capacite debe ser una persona valiente, alguien sin temor ni inseguridad, sin complejos de inferioridad ni de superioridad, sin egoísmo ni rencores. Debe ser dueño de sí mismo y tener la fe necesaria para la conquista.

declaracion19septiembre

verso19septiembre

temasoracion6sept

19 SEPTIEMBRE · RECIBIR LOS BENEFICIOS DEL DIOS DEL AHORA

|