19 DE ENERO · BENDICIONES POR LA OBEDIENCIA

En un lugar de los Estados Unidos se encontraban dos hombres que estaban entrenando artes marciales, uno era joven y el otro era mayor, los dos eran chinos. El joven explicando su entrenamiento dijo: “Ese que está ahí es el gran maestro, no habla mucho inglés, pero en 1980 fue el número 1 en la China. Por eso conocía de él antes de verlo en persona. Es un hombre muy humilde, un guerrero muy caballeroso. Tiene 68 años, pero lo he visto hacer cosas increíbles”.

Una de las personas que lo escuchó, preguntó: “¿Entonces cuándo puedes decir que ya eres un gran maestro?”

El joven respondió: “Uno no puede decir que es un gran maestro, otras personas lo dicen por ti”.

declaracion19enero verso19enero