19 DE OCTUBRE · AROMA DE TRIUNFO

Un noble romano era perseguido a muerte por sus enemigos. Con el fin de salvar su vida, uno de sus siervos, que amaba mucho a su señor, cambió con él sus vestidos, sabiendo que de esta suerte exponía su vida. Efectivamente, fue capturado y muerto, quedando su amo en libertad. Como recompensa a tal abnegación, un monumento a este fiel siervo fue erigido en una de las calles de Roma.

El amor de Cristo es mucho mayor para nosotros, ya que fue Él, el Señor y Soberano, quien dio Su vida por los servidos desobedientes y desagradecidos. ¿No merece mucho más un monumento en nuestros corazones y en nuestras vidas? El apóstol lo expresó de esta manera: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5.8).

La muerte de Jesús en la Cruz obtuvo completa victoria para cada uno de nosotros.

declaracion19octubre verso19octubre