El hecho de saber que entre los miles de millones de seres que habitan el planeta tierra fuimos seleccionados por Dios para dar continuidad a Su obra, debería hacer que surja en nosotros un compromiso profundo e inquebrantable con Él. El Señor pudo haber escogido a otro, pero lo prefirió a usted. Sin temor, haga la obra de Dios.

La sensibilidad al Espíritu Santo es una de las condiciones esenciales para escuchar y atender el llamado de Dios. Somos conscientes de que no estamos dentro del ministerio por nuestros dones, talentos ni habilidades, sino por la gracia de Dios sobre cada uno. “Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo” (Efesios 4:7).

Es fundamental tener la plena certeza de que Dios nos llamó al ministerio y que la motivación para perseverar sea la correcta, ya que resultaría inútil tratar de desarrollar una labor sobrenatural basados en una actitud y una motivación naturales. Sabemos que Dios a quien llama lo equipa y lo respalda en todas las cosas.

En cierta ocasión uno de los pastores de la MCI de Bogotá me compartía que una de las luchas más fuertes las vivió interiormente; fue cuando se dirigía a su primera experiencia misionera. “Había sido invitado a ministrar a líderes de alto rango en el ámbito cristiano. Cuando iba de camino al aeropuerto dentro de mí pensaba: Quién soy yo comparado con estos tremendos líderes, hasta tienen mucha más experiencia que yo; tienen aún más fruto que yo. Dios me dio la respuesta, cuando proféticamente el Señor por medio suyo me dijo: “Existen personas que son mejores que tú, con más experiencia que la tuya, pero Yo Te escogí a ti, porque tienes un corazón fiel”. Esas palabras trajeron no sólo sanidad a mi vida, sino mucha seguridad en lo que estaba haciendo”.

El Señor tiene una misión asignada para su vida. “Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé” (Ezequiel 22:30). Sea fiel al llamado divino, pues los ojos de Dios están puestos en usted.

declaracion18septiembre

verso18septiembre

temasoracion6sept

18 SEPTIEMBRE · ESCOGIDOS Y ENTRENADOS POR DIOS

|