Para que la Palabra dé el fruto eficaz, el creyente debe darle preeminencia en todas las áreas de su vida. El Apóstol Pablo, escribiendo a los colosenses, dijo: “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales” (Colosenses 3:16).

La Palabra es esclarecedora y trae luz: “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino” (Salmos 119:105). Cuando uno está lleno de ella, se ilumina interiormente y se disipan las tinieblas que ciegan con inseguridades y temores.

Cuando la Palabra está sobre nosotros y vivimos saturados de ella, reflejamos a través de nuestra vida una obediencia total a lo que Dios nos transmite constantemente en Su Palabra.

declaracion18dic

verso18dic

temasoracion6sept

18 DICIEMBRE · DETERMÍNESE A OBEDECER LA PALABRA DE DIOS

|

328 comentarios