Debemos entender que:

  • El éxito no es nunca una donación, sino una conquista.
  • Debemos unir nuestro sueño al sueño de Dios.
  • El sueño correcto nos mantiene enfocados en el propósito.
  • El sueño correcto también produce paz, bienestar, seguridad y felicidad.
  • El sueño correcto nos permite ver el fruto de nuestro trabajo.
  • El sueño correcto nos saca de lo común y nos lleva a caminar por las elevadas calles del éxito.

Los sueños grandes y nobles son el material con cual entretejemos nuestro futuro. Si nos mantenemos enfocados sin permitir que los obstáculos nos desvíen la mirada, podremos llegar satisfactoriamente a la meta de haber logrado realizar el sueño de Dios para nuestra vida.

declaracionnov17

versonov17

temasoracion6sept

17 NOVIEMBRE · VISIÓN POR EL ÉXITO

|

84 comentarios