Sabemos que orar es un mandato, es una disciplina, pero mas allá de esto, la oración trae grandes beneficios a la vida del creyente.

  • Recompensa divina. “te recompensará en publico”. Muchos trabajamos nos esforzamos para obtener recompensas de nuestra labor. Ningún hombre por más rico que sea puede igualar el poder de Dios, aquí hablamos de Gracia infinita.
  • Una fe saludable. Consiste en la ausencia del temor y la duda. La única manera de confiar en Dios es conocerle, creerle y obedecerle. La oración eficaz nos acerca a Dios y nos permite desarrollar nuestra fe.
  • Revelación. “Venga a nosotros tu reino”. El profeta Daniel oraba tres veces al día. Lo hacía convencido de que en la oración encontraría el poder para enfrentar los desafíos de la vida. En la oración Daniel pudo interpretar y recibir la revelación del sueño del rey mientras que ningún “sabio”, adivino y agorero lo pudo hacer.
  • Propósito. “Hágase tu voluntad”. Esto hace referencia a una vida rendida a Dios dispuesta a obedecer su voluntad.
  • Integridad. “No nos dejes caer en tentación”. Es la fortaleza requerida para vivir una vida santa y sin mancha delante del Señor.
  • Provisión. “El pan nuestro de cada día dánoslo hoy”. Recordemos que esto lo dijo el mismo Señor Jesús, así pidió que oráramos de tal manera que garantizáramos la provisión permanente de nuestra descendencia.

Estos son algunos de los beneficios que podemos recibir al estar en el lugar secreto con Dios.

declaracion17m

verso17m

temasoracion6sept

17 MARZO · EL LUGAR SECRETO

|