16 DE SEPTIEMBRE · EL LIBRO MÁS IMPORTANTE

Una de las profecías más poderosas del Antiguo Testamento fue la que dio el Señor a través del profeta Isaías en el capítulo cincuenta y tres y que empieza diciendo: “¿Quién ha creído a nuestro anuncio?” Y en cada frase describe alguno de los aspectos del sacrificio de Cristo. Y este es el testimonio de la conversión de un Judío:

Estaba viajando hace años con uno de los hombres de raza judía más eminentes de nuestros tiempos, el Dr. Cappadose, de Amsterdam. Cappadose me dijo: “¿Quiere usted saber por qué me hice cristiano?” – Me gustaría mucho- le contesté.

Entonces el continuó:

Estaba un día leyendo el antiguo testamento en el hebreo y llegué al capítulo cincuenta y tres de Isaías. Ya lo había leído antes, pero esta vez se me abrieron los ojos. Empecé a pensar que lo que estaba leyendo era el Nuevo testamento, por equivocación. Miré la cubierta del libro para asegurarme de que era mi propia Biblia. Cuando leí el capítulo nuevamente observé lo que no había visto nunca antes: el pecado puesto sobre otro. Y ¿quién podía hacerlo sino el Señor Jesús?, y esto es lo que decía mi propia Biblia hebrea. ¡Al fin me hice cristiano sin haber abierto nunca el Nuevo Testamento!

Dr. J.H. Wilson

declaracion16septiembre verso16septiembre