16 DE NOVIEMBRE · EL MEJOR TESORO

Pocas personas leen la Biblia, pero todo el mundo lee nuestras vidas. El apóstol Santiago enseña a ser hacedores de la Palabra, no tan solamente oidores de ella.
Se cuenta del gran artista Doré que estando de viaje en el Sur de Europa, perdió su pasaporte.

Cuando llegó a la frontera, el oficial le pidió su pasaporte. Él le dijo: —Lo he perdido, pero no importa, yo soy Doré, el artista, favor de permitirme el paso. —iNo! —dijo el oficial—, hay muchas personas pretendiendo ser este o aquel gran hombre. Y si les permitimos el paso nos exponemos a ser castigados.

Y añadió: —Deseo pruebas. Aquí hay lápiz y papel, si usted es Gustavo Doré pinte aquí mismo un cuadro. Doré tomó el lápiz y el papel y dando unos golpes maestros con el lápiz dibujó algo del paisaje en derredor.

Entonces el oficial le dijo: —Estoy convencido, porque nadie pudiera haber hecho esto, sino Doré. Es inútil profesar ser siervo de Cristo a menos que todos puedan ver por los hechos que es verdad. Es nuestro deber reproducir la vida de Cristo en la propia.

Que usted hoy pueda mirarse en el espejo de la Palabra y permitir que ella transforme todo su ser.

declaracion16nov verso16nov