15 DE JULIO · SUPLIENDO LAS NECESIDADES

Claudio Barlow era un médico americano que estaba trabajando en China cuando una nueva plaga azotó y afecto a muchas personas, sin que él pudiera hallar algo que la venciera. Pidió que dejasen entrar uno de los pacientes a los Estados Unidos para estudiar y observar la enfermedad, pero le fue negado por temor al contagio. Como el Dr. Barlow acumuló muchos datos sobre el mal, al observar y curar a sus pacientes, se fue a los Estados Unidos llevando consigo dos frascos de gérmenes colectados.

Cuando el barco iba llegando, bebió el contenido de los frascos; luego fue a la Universidad John Hopkins y se puso en las manos de sus antiguos profesores. Entregó sus notas hechas en China y les dijo: “Quiero que experimenten conmigo, hagan lo que puedan, sálvenme la vida si es posible; pero de alguna manera, encuentren una cura para la gente de China”. Afortunadamente pudieron curarlo y salvar su vida y la de miles más.

De igual manera, Dios se interesó tanto por nosotros que no descansó hasta hallar la cura para darnos salvación: Su único Hijo. Aunque en Jesús no había pecado; Él se identificó y se interesó por los pecadores. Él es nuestra cura”.

declaracion15julio verso15julio