15 DE AGOSTO · FUERZA EN LA DEBILIDAD

Un pequeño muchachito estaba contándole a su abuelita cuán mal iba “todo”: la escuela, los amiguitos, problemas de salud, etc. Mientras tanto la abuela estaba horneando un pastel. Para hacerlo sentir mejor le preguntó a su nietecito si deseaba un bocado de algo, a lo que por supuesto él aceptó de inmediato. “Sírvete un poco de harina” – le dijo la abuela. ¡No abuelita! -Contestó el niño.

“¿Entonces qué te parece servirte un par de huevos crudos?

-¡Ni loco! ¡Que feo!”

“¿Entonces tal vez te gustaría probar un poco de aceite de cocina o de polvo de hornear?”

“Abuelita, que te pasa. ¡Todo eso es Horrible!”.

A lo que la abuelita respondió: “En verdad, todas estas cosas se ven muy mal por sí solas. Pero cuando todas ellas son mezcladas de manera correcta, de ellas nace un pastel delicioso».

Dios trabaja de la misma manera. Muchas veces nos preguntamos por qué Él permite que pasemos por momentos y circunstancias tan terrible. Pero Dios sabe que ordenando todas estas cosas a Su manera perfecta, ¡éstas siempre obran para nuestro bien!

Solamente tenemos que confiar en Él y, en su momento, las cosas malas que nos pasan se convertirán en algo maravilloso.

declaracion15agosto verso15agosto