“Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y liberación vendrá de alguna otra parte para los judíos; mas tú y la casa de tu padre pereceréis. ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino?” (Ester 4:14).

Dios permitió que esta joven judía fuera el instrumento en Sus manos para proteger a los judíos que vivían en Persia, ya que en ese entonces se levantó un hombre perverso llamado Amán, que se llenó de odio hacia los judíos y emitió un decreto sellado con el anillo del rey, donde autorizaba su destrucción, sin importar si eran ancianos, jóvenes o niños.

Todos, en determinado día, debían ser destruidos. Mardoqueo sabía que el mal venía cabalgando a pasos agigantados hacia ellos y acudió a la reina Ester, quien estaba en el palacio. Y aunque no pudo hablar directamente con ella por no estar ataviado de una manera adecuada, le envió un mensaje muy contundente donde le dijo que si ella no hacía algo, no escaparía de la muerte, aunque fuese reina y viviera en el palacio. Su silencio implicaba que tanto ella como la casa de su padre perecerían, salvo que Dios enviara respiro y liberación de alguna otra parte (Ester 4:13·14).

La vida de Ester es un ejemplo de cómo debemos apoyarnos en Dios usando las armas espirituales: el ayuno y la oración para derribar cualquier artimaña del adversario. La manera como ella se presento delante del rey con sus ropas de gala, es como una alegoría de lo la manera como debemos presentarnos ante nuestro rey, pues las ropas de gala representan nuestra vida de alabanza. Esto movió el corazón del rey y estuvo dispuesto a darle todo lo que ella le pidió.

declaracion14agosto

verso14agosto

oremos16junio

14 AGOSTO · EL FAVOR DE DIOS

|

717 comentarios