13 DE DICIEMBRE · LLAMADOS POR DIOS

Mi madre intentó abortarme. Mi hogar era disfuncional y sufrí mucho, estaba muerta en vida. Me enfoqué en mi formación profesional. Tiempo después me casé, pero mi hogar fue destruido por la infidelidad. Entonces tomé la peor decisión de mi vida: convertirme en una mala persona: gritar, decir malas palabras, pelear…

Mi cuñada nos visitó en nuestra casa de Madrid, España, el año 2011, y en la Convención Internacional de Bogotá buscó al Pastor de España y así fue como Dios, en su gran amor y misericordia, extendió Su brazo desde Colombia para que fuéramos al primer Encuentro en Tarragona (España). En el encuentro el Espíritu Santo me mostró cómo estaba, y me vi como un monstruo. ¡Fue tremendo! Me subí a la habitación y gritando le preguntaba a Dios si me podría perdonar. En la sesión de la tarde no quería entrar porque me sentía muy sucia. Al final entré y escuché la explicación de los 7 derramamientos de la Sangre de Jesús y de pronto sentí que el Señor me concedía Su perdón.

Su amor me transformó. Empecé a ver y escuchar lo que antes no veía ni escuchaba, y cuando leía la Biblia, sus palabras saltaban y las entendía. Empecé a ser restaurada por Su misericordia. He asistido a encuentros, Escuela de Líderes, Capacitación Destino… El Señor me restauró como mujer, esposa y madre. Me dio dignidad. Disfruto de un esposo que ama a Dios y disfruto la maternidad.

Testimonio Marina, Madrid

declaracion13diciembre verso13diciembre