12 DE DICIEMBRE · PROTEGIENDO NUESTRAS GENERACIONES

De ser un opresor traficante de esclavos, John Newton pasó a ser un hombre sencillo, que luchó por los derechos de aquellos que vivían privados de su libertad. Su madre falleció cuando tenía 7 años y a la edad de 11 años fue guiado por su padre en el mundo de la navegación hasta convertirse en miembro de la Marina inglesa en el año de 1743.

Por largos años fue reconocido por sus abusos a los esclavos que traficaba en los barcos; sin embargo Newton no vivía conforme con la vida que tenía y se sentía vacío. En uno de sus viajes a Irlanda a sus 23 años enfrentó una fuerte tormenta en alta mar, que sería el llamado al cambio para este cruel navegante. Exactamente el 10 de marzo de 1748 mientras su barco naufragaba empezó a orar, se entregó a Dios y le suplicó que protegiera a su tripulación. Los siguientes días Newton vio la mano de Dios protegiendo milagrosamente la embarcación y experimentó un encuentro personal con Jesús.

De repente desapareció el amor a la bebida, al juego y pasó de ser un hombre duro y mentiroso a tener compasión por los esclavos y defender la verdad de la Palabra de Dios. Afirmó ser salvo por gracia y aunque enfrentó numerosas pruebas en el camino para abolir la esclavitud, hizo numerosas publicaciones describiendo la terrible situación de los barcos negreros. Fue este hombre quien redactó las conmovedoras palabras del himno ‘Sublima Gracia’.

declaracion12diciembre verso12diciembre