La Biblia nos enseña acerca de hombres sencillos, pero poderosos en Dios que alcanzaron grandes victorias para Él, porque permitieron que la presencia del Espíritu Santo fuera parte esencial de sus vidas.

El gozo es una actitud relevante que debe estar presente en todas las actividades que realizamos a diario. Esa alegría nos debe acompañar en todas las facetas de la vida, pues este ha sido uno de los factores para que hombres y mujeres de Dios hayan dejado un legado en la historia de la humanidad.

Recuerde que usted es diferente a las demás personas y está hecho a la imagen de Jesucristo por el aliento de Dios. Cuando el Señor nos creó, sopló en nosotros Su aliento; sin embargo, por causa del pecado del hombre, ese aliento se fue; pero, cuando el hombre se reconcilió con Cristo, su presencia volvió nuevamente.

Jesús, antes de subir al cielo, sopló sobre Sus discípulos y estableció su aliento en el gobierno de los doce, diciendo: “Recibid el Espíritu Santo” (Juan 20:22). En ese momento volvió la presencia de Dios a nosotros.

Es importante que hoy le pida al Señor que transforme su vida y que en cada cosa que emprenda se vea reflejado el carácter de Cristo en usted.

declaracion11dic

verso11d

temasoracion6sept

11 DICIEMBRE · LA MEDIDA CORRECTA

|

114 comentarios