11 DE DICIEMBRE · LA BENDICIÓN DEL SERVICIO

Los siervos verdaderos no se preocupan por el mucho trabajo ni por paga escasa. Van con gusto la segunda milla, y la tercera también, si es necesario, lo hacen sin amargura ni quejas.

Este espíritu de sacrificio marca siempre al siervo verdadero. Juan Wesley, fundador del metodismo, tenía el siguiente lema: “Haz todo el bien que puedas, por todos los medios que puedas, a todos los lugares que puedas, en todo momento que puedas, a todas las personas que puedas, y por todo el tiempo que vivas”.

La vida de Wesley ilustra este espíritu. Fue ordenado a la edad de 24 años y continuó en el ministerio activo durante los 64 años siguientes. Predicó algo más de 41.000 sermones, aun promedio de 15 por semana durante más de 50 años. El predicador promedio de hoy predica 150 sermones al año; calcule los años que le ocuparía predicar todos los sermones que predicó Wesley.

Se dice que viajo más de 400.000 kilómetros. Eso es como dar diez vedes la vuelta al mundo. No lo hizo en aviones como nosotros, sino a pie o a caballo. Cuando murió a los 88 años, Wesley dejó un abrigo desgastado, un sombrero estropeado, una casa muy humilde, una Biblia muy usada y la iglesia metodista. Dejemos una iglesia fuerte y dinámica que pase el amor y la luz de Dios a la siguiente generación.

declaracion11diciembre verso11diciembre