1 DE JUNIO · LA ARMADURA DEL SOLDADO

Alejandro Magno, uno de los más grandes generales militares que haya vivido, conquistó casi todo el mundo conocido en su época con su poderoso ejército. Una noche durante una campaña, Alejandro no podía dormir y salió de su tienda para caminar alrededor del campamento.

Mientras caminaba se encontró a un soldado dormido cuando estaba de guardia, algo bastante grave. La pena por quedarse dormido mientras uno estaba de guardia era, en algunos casos, la muerte instantánea; el oficial al mando en ocasiones rociaba al soldado dormido de keroseno y lo prendía.

El soldado empezó a despertarse a medida que Alejandro Magno se le acercaba. Reconociendo quién era el que estaba frente a él, el joven temió por su vida.

“¿Sabes tú cuál es el castigo por quedarse dormido mientras se está de guardia?”, le preguntó Alejandro Magno.

“Sí, señor”, respondió el soldado con voz temerosa.

“Soldado, ¿cuál es tu nombre?”, demandó Alejandro Magno.

“Alejandro, señor”.

Alejandro Magno repitió la pregunta: “¿Cuál es tu nombre?”.

“Mi nombre es Alejandro, señor”, repitió el soldado.

Una tercera vez y con voz firme preguntó Alejandro Magno: “Cuál es tu nombre?”.

Una tercera vez le dijo humillantemente el soldado, “Mi nombre es Alejandro”.

Entonces Alejandro Magno lo miró directamente a los ojos y le dijo: “Soldado, o te cambias el nombre o cambias tu conducta”.

Si llevas el nombre de cristiano, compórtate como uno.

declaracion1junio verso1junio