1 DE DICIEMBRE · REDIMIDOS POR LA CRUZ

Ocurrió durante la guerra de Vietnam. Un piloto norteamericano tenía la misión de bombardear posiciones enemigas. Al acercarse al objetivo, una densa niebla le hizo perder visibilidad. Aun peor, las baterías antiaéreas de defensa abrieron fuego contra su avión. Las balas pasaban zumbando muy cerca de su aparato. La situación del piloto se hacía cada momento más peligroso. Sabía que ese pudiera ser su último vuelo.

Para añadirle más pavor a la escena, el piloto había perdido contacto con la torre de control de su base. En el momento en que el aviador logró hacer contacto con la torre, escuchó el siguiente mensaje: «Díganos cuál es su posición.» El piloto, más atento a su supervivencia que a los objetivos de la guerra, y pensando más en su actitud que en su posición física, contestó: «Arrodillado.» Fue una especie de confesión, pero con eso describió su más íntimo sentimiento. La palabra «arrodillado» es una expresión conmovedora.

Expresa necesidad – Expresa contrición – Expresa humildad – Expresa sometimiento – Expresa arrepentimiento

Hay momentos en nuestra vida en que la mejor posición que podemos asumir es la de estar de rodillas. En momentos de crisis, de dolor, de temores y de angustias lo mejor que podemos hacer es doblar nuestras rodillas y buscar humildemente la ayuda y el sustento de Jesús, quien dio su vida por nosotros.

declaracion1dic verso1diciembre