1 DE ABRIL • LA MEJOR MEDICINA

Durante el mandato de Andrew Jackson, uno de los Presidentes de los Estados Unidos, aconteció que un hombre de la oficina de correos vio que alguien estaba robando. Este empleado se llamaba George Wilson. Al ver al ladrón, tomó un arma, le disparó y lo mató. Por este hecho fue condenado a muerte.

Al enterarse de este episodio, el Presidente Jackson extendió el perdón, pero George Wilson no lo aceptó. A causa de ello surgió un gran debate legal, que llegó hasta la Corte Suprema, y el Juez de la Corte estableció una sentencia en la cual dijo:

“La declaración del perdón es solo un pedazo de papel, pero tiene el poder de perdonar si lo acepta la persona que es objeto del perdón. Si la persona que es objeto del perdón se niega a aceptarlo, ésta no puede ser absuelta; por tanto, debe ejecutarse la sentencia de pena de muerte dictada contra George Wilson”.

Este hombre fue ejecutado por rehusarse a aceptar el perdón que se le había otorgado.

e917efbb-1bcb-43ad-8b53-34e9d87692fa fd484058-41de-472d-bb0c-7612de0a253d