9 DE MARZO · LA FE QUE TODOS NECESITAMOS

En un culto de oración el predicador W. K. Gilliam dio el siguiente testimonio: Volábamos en un aeroplano de la ciudad de Denver estado de Colorado, a Chicago estado de Illinois. Por radio se le dijo al piloto que al llegar a esta ciudad no podría aterrizar porque había muchas nubes y las condiciones atmosféricas en general no eran favorables.

Cuando llegamos sobre Chicago no veíamos nada, sino únicamente nubes blancas y permanecimos media hora volando en círculos sobre la ciudad. Repentinamente el aeroplano descendió en línea recta y aterrizamos con precisión en la pista que nos correspondía. La constante comunicación entre el operador de radio del aeropuerto y el piloto hizo que pudiéramos descender en el momento y en el lugar más conveniente.

Esto puede ilustrar cómo Dios se comunica con el hombre por medio del Espíritu Santo y también puede ilustrar que podemos tener éxito en nuestra vida espiritual si obedecemos a Dios y al Espíritu Santo, como Simeón los obedeció.

declaracion9marzo

verso9marzo