8 DE FEBRERO · RECIBIR LA REVELACIÓN DE LA PALABRA

8 DE FEBRERO · RECIBIR LA REVELACIÓN DE LA PALABRA

Me conmovió el caso de una joven de doce años de edad que atendí en consejería. Su primera pregunta fue: “¿Dios me ama?”. Le respondí: – ¡claro que Él te ama! Luego me dijo: “Y si Dios me ama, ¿por qué mi mamá, cuando tenía yo un mes de vida, me abandonó en una caja de cartón a la puerta de una casa?”. No es fácil orientar a una niña sobre este asunto, pero le di una explicación. Luego me dice: “Si Dios me ama ¿por qué mis padres se comportaron así conmigo? ¿Por qué el esposo de la señora que me recogió, cuando yo tenía siete años, abusó de mí sexualmente? ¿Por qué cuando tenía nueve años, otro hombre se aprovechó de mí? Tengo doce años y ya más de cinco hombres lo han hecho. Si Dios me ama ¿por qué mis papás me abandonaron?”.

Empecé a explicarle que su verdadero papá y su verdadera mamá era Dios. Porque si los padres fallan, Él retoma la autoridad y trata con la persona directamente. Le compartí el texto que dice: “Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá” (Salmo 27:10). Al escuchar esto, la niña asombrada me dice, “¿Eso está en la Biblia?”.

Lo estoy leyendo le dije. Me respondió: “No es que desconfíe de usted, pero yo misma quiero leerlo”. Le alcancé mi Biblia y empezó a leer, repitiéndolo una y otra vez, las lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas, y me dijo: “¿Me permite que lo abrace?”. Luego, llorando, me decía “Gracias por ayudarme a conocer a mi verdadero Papá. Ahora Dios es mi Papá”. Conocer la Palabra cambio la vida de esta joven.

declaracion8febrero

verso8febrero

temasoracion2016